Historia del caravanismo

 

Primeras mobile home.

El pueblo gitano fue el primero en llevar la casa a cuestas. Por pura necesidad y supervivencia inventó, sin pretenderlo, la primera mobile home de la historia. Los cíngaros tiraban de sus carromatos-vivienda con sus caballos.

 

Gordon stables, pionero del autocaravanismo.

Tiene mucha similutud con los carruajes gitanos del s.xv, pero esta caravana del año 1885 fue la primera de la era industrial: Gordon stables la mando construir para desarrollar en ella su trabajo. Su nombre: Wanderer.

 

Gordon y familia  en la wanderer.

La wanderer, como fue bautizada esta primera caravana, tenía un interior de marcado estilo victoriano. Dedicada al ocio, contaba con todo tipo de comodidades, incluso con una biblioteca.

 

Gordon Stables.

William Gordon Stables

fue un médico nacido en Escocia en la royal Navy y un prolífico autor de ficción de aventuras, principalmente para niños. Mando diseñar la Wanderer para poder escribir allá donde se desplazara. Gordon Stables es por ello considerado el padre fundador del caravaning moderno.

 

Caravana 1909.

El caravaning se fue extendiendo. Primero los Britanicos en 1901, y después los franceses en 1910, se convirtieron en los pioneros del caravaning, creando asociaciones nacionales que con el tiempo, fueron creciendo en número e importancia. Aunque el movimiento del caravanismo surgió en Europa, fue EEUU quién consolidó el movimiento del caravaning y de la mobile home a partir de los años 30. Grandes inventores e ingenieros de dedicaron con entusiasmo a sus diseños.

 

Carrocería de J.Bruno de 1910.

En 1907 el primer club caravanista Brtánico contaba ya con once socios y estaba presidido por el propio doctor Gordon Stables.

 

    Bristol Wagon & Carriage Works.

Bristol y Carriage fue un fabricante de vagones de ferrocarril, maquinaria agricola y motores estacionarios con sede en bristol. Diseñaron la Wanderer para Gordon Stables, este diseño tuvo una fama mundial, adquiriendo encargos de todo el mundo y atrayendo el interés de la industria incipiente de EE:UU.

 

En USA, algunos tractores tipo Rumley Oil Pull fueron utilizados ya en 1910 para transportar mobile homes.

 

Gipsy Van de 1915

Mientras en Estados Unidos el empresario Roland R. Conklin y su hermano Stanley construyeron es Gipsy Van en 1915 para complementar su autobús con una ducha y mesas plegables. De nuevo la referencia a los carromatos gitanos está presente en este diseño, pero con una salvedad: la Gipsy Van ya es una autocaravana.

 

También en América, en 1925 se desarrolla el primer proyecto de autocaravana Beamsville, precursor de futuros modelos.

Este «bungalow sobre ruedas» de 1925 disponía de un remolque con la pared desplegable hacia abajo para habilitar un dormitorio. Sus propietarios le colocaron un rótulo en el frontal «Suits Us». Toda una declaración de intenciones. Estos primeros modelos americanos de autocaravanas encontraban su diseño en los carruajes de los conquistadores del Oeste americano y en las de los gitanos y comenzaban a montarlas ya en los primeros chasis de coches que circulaban por EE.UU. En los 30-40 explosinaría el sector con la aparición del modelo AIRSTREAM.

 

Personal dela Bristol Wagon and Carrigages Works

 

Francois René panhard

Algunos estudiosos otorgan a Rene panhard y Levassor el diseño de las primeras autocaravanas de la historia, allá por el año 1895. Y ciertamente sí comenzaron a construir autocaravanas una vez vieron el éxito que la Wanderver había tenido. Ellos establecieron su propia firma, Pahar&Levasor , la cual produjo su primer automovil en  1890.

Cuando levassor murió en 1897, Rene panhard amplió el capital de su empresa que dirigió hasta 1915, y fue aquí cuando se fabricaron los primeros modelos de autocaravanas en serie.

 

Emile Levassor

Estos dos emprendedores fundaron la empresa Pahar&Levasor. Además de ser uno de los primeros fabricantes de automóviles del mundo, P&L alcanzó un lugar preferente en la historia del automóvil cuando en 1891 Levassor ideó el «Systeme Panhard». Este sistema consistia básicamente en colocar el motor enfrente del chasis y mediante un sistema de cadena transmitir la tracción al arból de las ruedas posteriores. ¡Una revolución!.